Como preparar leche de almendras: la más rica receta



Leche de almendras, una opción fácil, sana y deliciosa.


Las almendras tienen innumerables beneficios pero uno que hay que tener muy en cuenta es la mayor capacidad de alcalinizar nuestro organismo en relación a otros alimentos.


En general, este tipo de leches vegetales, -ya sea de soja, alpiste, avena, etc.- son muy recomendables para las personas que son alérgicas a la lactosa pero también representan un alimento clásico para todos aquellos que pretenden llevar adelante una alimentación sana y consciente a lo largo de sus vidas.



Recordemos que la leche de vaca actual, tras pasar por distintos procesos industriales como la pasteurización y la homogeneización pierden gran parte de sus nutrientes originales.   O sea que si no sos de esas personas que tienen en el fondo de su casa a una vaca lechera atada y querés cuidar tu salud, te recomendamos considerar las leches vegetales como parte de  tu alimentación diaria.

La leche de almendras en particular posee varias ventajas para la alimentación de toda la 
familia lo que la hace la leche vegetal más recomendable y popular entre diversos tipos de público.




Ingredientes de la leche de almendras

49 almendras
Agua mineral 1 litro
Azúcar Mascabo orgánico. (Azucar de caña) o miel
Dos cucharas de té de aceite de girasol orgánico
Una cucharita de cafe de sal del Himalaya
Dátiles (opcional) 4, 5 o 6 (dependiendo del tamaño)  
Vainilla (opcional)
Cacao amargo (para el que le guste tipo leche chocolatada)

Preparando la leche de almendras en la licuadora

Procedimiento para preparar leche de almendras

Ponemos las almendras en remojo durante 12 horas (las activamos), veremos como aumentan su volumen al absorber el agua al doble aproximadamente. Esto tiene dos beneficios 1) hace mas aprovechable el licuado de las almendras (mayor sabor) y 2) al activarlas, activamos todos sus nutrientes y beneficios (los despertamos)
Colocamos las almendras- luego del mencionado tiempo transcurrido-  en una licuadora con un poco menos de un litro y medio de agua y licuamos un poco.

Agregamos el azúcar mascabo orgánico, los dátiles, la sal y una pisca de vainilla (si usan polvo concentrado de vainilla natural como hice en mi caso: Vainilla Bourbon de Madagascar, una que traje de Francia hace unos meses). Licuamos por 4 minutos.

Usamos colador, aunque lo preferible sería utilizar una bolsa o tela de lino (para filtrar los pequeños pedacitos de almendras y dátiles que quedan. En lo personal yo uso una bolsa “Brota” que me da resultados grandiosos obteniendo una leche suave, cremosa y sin ningún tipo de sedimento.


Podrá llevar un poco más de tiempo su preparación, pero recuerda, que el tiempo que gastes hoy en prepararla lo ganarás mañana en salud en un 500%.



A disfrutar!

Hasta el próximo post.

Comentarios

Entradas populares